fbpx Skip to content

OBTENER LA NACIONALIDAD ITALIANA EN PERÚ: la historia de una familia determinada

nacionalidad italiana en Perù

⏭️Contacta el equipo de Italo TribuContáctanos

Para muchos descendientes, obtener la ciudadanía italiana no es solo un trámite legal, es sobre todo una reconexión con las raíces y una puerta a nuevas oportunidades.

En Perú, esta búsqueda de la ciudadanía italiana puede estar llena de desafíos burocráticos y emocionales.

La historia de la familia Dávila es un testimonio inspirador de determinación y perseverancia.

Este artículo narra de Alberto, que con la ayuda de su familia y el apoyo del equipo asesor de Italo Tribu, logró obtener la ciudadanía italiana, cumpliendo así el deseo de su padre y abriendo nuevos beneficios para las futuras generaciones.

Acompaña a esta gran familia peruana en su recorrido y descubre cómo tú también puedes convertirte en heredero legítimo de la rica cultura e historia italiana.

Aprende de sus experiencias, conoce los pasos a seguir y anímate a dar el primero hacia la realización de tu sueño.

¡No dejes que este anhelo se quede en un simple deseo! Con la información y la orientación correctas, la ciudadanía italiana puede ser tu próxima gran realidad.

Tabla de contenidos:

OBTENER LA NACIONALIDAD ITALIANA EN PERÚ FUE TODA UN TRAVESÍA PARA LA FAMILIA DÁVILA

LA TRAVESÍA DE LA FAMILIA DÁVILA PARA OBTENER LA NACIONALIDAD ITALIANA EN PERÚ

En la hermosa ciudad de Lima, Perú, vive una familia unida por lazos profundos y sueños compartidos.

Ellos han forjado su historia a través de generaciones persiguiendo un sueño común: obtener la ciudadanía italiana.

Este anhelo, que ha trascendido el tiempo, ha fungido como un faro que los ha guiado a través de un viaje lleno de retos, fortaleciendo su vínculo de sangre.

Pero, el camino hacia la ciudadanía italiana no ha sido fácil.

Los hermanos Alberto, Liliana, Marité Dávila; y Luciano entre otros sobrinos, ha enfrentado numerosos obstáculos.

Desde procesos complejos hasta la búsqueda de documentos ancestrales que se remontan a siglos atrás.

Sin embargo, estos impedimentos no han hecho más que fortalecer su determinación.

Este esfuerzo colectivo ha sido la clave para superarlas y avanzar hacia su objetivo.

La familia reconoció que Alberto, cariñosamente conocido como “Titín” fue el motor impulsor detrás del éxito en la obtención de la ciudadanía italiana.

Particularmente, su dedicación, esfuerzo y capacidad para superar obstáculos burocráticos y administrativos, en Perú, Chile e Italia, fueron fundamentales para cumplir el sueño de su padre.

Y finalmente, abrir nuevas oportunidades para las futuras generaciones de los Dávila.

¿QUIÉN FUE EL INMIGRANTE PORTADOR DE LA NACIONALIDAD ITALIANA DE LA FAMILIA DÁVILA EN PERÚ?

¿QUIÉN FUE EL INMIGRANTE PORTADOR DE LA NACIONALIDAD ITALIANA DE LA FAMILIA DÁVILA EN PERÚ?
Florencia. Región Toscana. Italia

La historia de los Dávila, tiene sus raíces profundamente arraigadas en la vida de Don Arturo Rossi, el bisabuelo italiano de Alberto y sus hermanos, cuyo espíritu y legado continúan inspirando a sus descendientes.

Don Arturo nació en el siglo XIX en Florencia, cuna del Renacimiento, que deslumbra con su riqueza artística y arquitectónica, en la pintoresca región de la Toscana.

Este valeroso inmigrante creció en una familia humilde, pero su pasión por la mecánica y los automóviles lo distinguió desde una edad temprana.

En su juventud, trabajó para la prestigiosa empresa automotriz Isotta Fraschini, una de las marcas más renombradas de la época.

Su habilidad para entender y reparar vehículos lo convirtió en un miembro valioso del equipo.

Así fue como Don Arturo llegó a Lima y comenzó una nueva vida

En una de las misiones más importantes de su oficio, Don Arturo fue enviado por la empresa a Monterrey, México, para establecer un taller de reparación.

Sin embargo, el viaje no fue tan sencillo como había anticipado. Durante su travesía, el tren en el que viajaba fue interceptado por las fuerzas revolucionarias de Pancho Villa.

Los bandidos causaron estragos en el tren, y Don Arturo, con su instinto de supervivencia, decidió que debía encontrar un nuevo rumbo.

El destino lo llevó a Perú, donde tenía un conocido que le ofreció trabajo en una fábrica.

Su conocimiento de la mecánica y su capacidad para adaptarse rápidamente a las nuevas circunstancias lo hicieron destacar en su nuevo entorno.

Se convirtió en un respetado mecánico y eventualmente en un chofer de confianza, incluso trabajando para el Palacio de Gobierno en Perú.

Don Arturo no solo era un hombre de trabajo, sino también un amante de la buena comida y las carreras de caballos.

Este audaz inmigrante, solía preparar una fuente de tallarines con mantequilla y queso parmesano.

Llegada a tierras peruanas
Ciudad de Lima. Perú.

Este sencillo pero delicioso plato se convirtió en una tradición familiar, evocando los sabores y aromas de la Toscana.

En Lima, Don Arturo formó una familia. Se casó con una peruana y tuvo varios hijos, entre ellos la Sra. Rosa, la abuela de los hermanos Dávila.

Aunque Alberto nunca conoció a su bisabuelo, su padre siempre le hablaba mucho de él. Le contaba historias sobre su sabiduría y su gran corazón.

Alberto escuchaba con atención, fascinado por las aventuras de este hombre que, a pesar de no estar presente, parecía tan real en las palabras de su padre.

El padre del Alberto

El padre de Alberto y su madre

A lo largo de su vida, visitó la Embajada Italiana en Perú en repetidas ocasiones, enfrentando obstáculos, negativas y burocracias sin fin.

Su sueño no se cumplió en su tiempo de vida, pero plantó la semilla de la perseverancia en sus descendientes.

A pesar de sus esfuerzos incansables, Sr. Dávila falleció hace más de diez años, dejando este sueño sin cumplir.

Su legado se convirtió en una misión para sus hijos y nietos, especialmente para Alberto, quien tomó la responsabilidad de continuar el sueño de su padre.

Motivado por este recuerdo decidido a honrar su legado y comenzó a investigar sobre el proceso de obtención de la ciudadanía italiana.

EN BUSCA DE LA NACIONALIDAD ITALIANA EN PERÚ: toda una odisea

EN BUSCA DE LA NACIONALIDAD ITALIANA EN PERÚ: toda una odisea

La pandemia de COVID-19 irrumpió en el mundo, afectando todos los aspectos de la vida, incluyendo el sueño de esta familia de obtener la ciudadanía italiana.

Las oficinas gubernamentales cerraron sus puertas, los trámites se detuvieron y la incertidumbre se apoderó de todos.

Alberto, sin embargo, no se rindió. Decidido a encontrar una manera de seguir adelante, se adentró en el mundo digital.

Dedicó horas a buscar información en línea, investigando en grupos relacionados con la ciudadanía italiana.

Fue en uno de estos sitios web donde encontró un vídeo de Italo Tribu en YouTube, que lo cambió todo.

En ese vídeo en Youtube, explicaba la importancia de los documentos para obtener la ciudadanía italiana.

Alberto, emocionado por este nuevo dato, se dedicó a investigar la historia de su familia con mayor ahínco.

Para su sorpresa, descubrió un hecho inesperado: su abuela no había nacido en Perú, como él siempre había creído, sino en Santiago de Chile.

Este hallazgo significaba un nuevo desafío, pero también una nueva esperanza.

Acta de nacimiento del avo italiano

Con respecto, al acta de nacimiento de su bisabuelo, Alberto perseveró en su búsqueda en Florencia-Italia.

Su hermana Liliana le comentó: “Llegó un punto en él que tenía que comunicarse con alguna oficina en Florencia. Bueno, ¿cómo te comunicas con una oficina en Florencia, desde Perú, en plena pandemia, sin saber italiano?”.

“Entonces él armó su correo en castellano, por supuesto, y comenzaron a buscarlo. ¿Cómo hago? Traductor de Google, buscar herramientas que no sabes que tienes, porque tu idea está clara y tu meta está fija, a dónde quieres llegar y qué es lo que quieres lograr. Y eso lo hizo él”.

Un descubrimiento inesperado abre nuevas puertas

Con la información recién descubierta, Alberto se contactó con su primo en Chile.

Juntos, emprendieron una búsqueda incansable de la partida de nacimiento de la abuela.

Lo grandioso de todo, es que su bisabuela nunca renunció a su ciudadanía; siempre se mantuvo firme en su convicción de ser ciudadana italiana.

Después de varias visitas a oficinas y una gran dosis de persistencia, finalmente lograron obtener el documento crucial desde el Palacio de La Moneda en Santiago.

Este documento era la pieza faltante del rompecabezas. Con la partida de nacimiento en mano, la familia pudo completar su expediente y presentar su caso a las autoridades italianas.

Sin embargo, el camino no sería fácil. La pandemia había generado un gran retraso en el sistema judicial italiano, por lo que la familia se enfrentaba a una larga espera.

JUICIO POR LA VÍA MATERNA: NACIONALIDAD ITALIANA DE LA FAMILIA DÁVILA EN PERÚ

JUICIO POR LA VÍA MATERNA: NACIONALIDAD ITALIANA DE LA FAMILIA DÁVILA EN PERÚ

La familia Dávila decidió seguir el camino judicial a través de la vía materna para obtener la ciudadanía italiana debido a varios factores y circunstancias específicas relacionadas con la legislación italiana y la historia familiar.

La abuela, había dado a luz al padre de Alberto antes de 1948, es de recordar que la ley italiana de ciudadanía tiene restricciones históricas que complican la transmisión de la ciudadanía por vía materna.

Antes de 1948, las mujeres italianas no podían transmitir la ciudadanía a sus hijos.

La abuela de Alberto y su padre

Debido a esta situación, la familia Dávila, tuvo que recurrir a la vía judicial para obtener el reconocimiento de la ciudadanía italiana.

Este proceso implica presentar un caso ante un tribunal italiano para que se reconociera su derecho a la ciudadanía a través de la línea materna.

La asistencia legal de los asesores de nuestro equipo guio durante todo el proceso, asegurándose de que todos los pasos se siguieran correctamente y que se presentaran todos los documentos necesarios.

SENTENCIA FAVORABLE DE CIUDADANÍA ITALIANA EN PERÚ

La espera estuvo llena de ansiedad. Sin embargo, la perseverancia de la familia fue recompensada cuando recibieron la noticia de que la ciudadanía italiana les había sido concedida.

La emoción y la alegría inundaron los corazones de los hermanos Dávila e hijos.

Alberto, el “capítán de este barco”

Repetidamente expresó que aún no podía creer que finalmente lo habían logrado. Después de tanto esfuerzo y tiempo invertido, la realidad del fallo favorable parecía casi irreal para él.

“Yo dije wow, ya por fin… esto es algo que mi padre siempre me comentó que quería hacer”.

“Ya por fin contamos con el documento que nos acredita como ciudadanos italianos… es dificíl de creer…”.

  • Este logro fue especialmente significativo para él, ya que cumplió el sueño de su amado padre.
  • Reconocé todos los beneficios que este nuevo estatus les puede brindar, especialmente a los más jóvenes de la familia.
  • Expresó su agradecimiento a los asesores legales que los ayudaron a lo largo del proceso, destacando la transparencia y apoyo constante que recibieron.

Por su parte, Liliana junto a Luciano

  • Lloró de alegría al enterarse del resultado del juicio. Recordó los esfuerzos de su padre “Él hubiera estado muy contento de ver esto”, decía entre sollozos.
  • Este momento fue muy emotivo para ella, representando tanto un cierre como un nuevo comienzo.
  • Aunque tenía en sus manos el documento que acreditaba su ciudadanía, Liliana confesó que todavía le costaba creer que finalmente lo habían logrado.

Seguidamente, Marité

  • La primera reacción de Marité fue pensar en las oportunidades que esta ciudadanía abriría para su hijo Patricio. Estaba emocionada por las posibilidades educativas y profesionales que ahora serían accesibles para él en Europa.
  • Además compartió la noticia con su esposo, quien reaccionó con nervios y risas. La familia en conjunto celebró este gran logro. Expreso: “Definitivamente fue como maravilloso”,
  • Al final del proceso, ella reflexionó sobre su experiencia y, a pesar de su incredulidad inicial.

Declaración de Marité

Es muy difícil, para mí fue muy difícil confiar y creer en alguien en el extranjero. Así que lo que yo les diría es que confíen en ustedes, porque lo hicieron, lo sacaron, todo funcionó.

Como te digo, para mí era muy muy difícil creer que esto iba a funcionar, que no nos iban a estafar, que la cosa no iba a quedar ahí nomás y que después nos iban a decir, ay no, qué pena, que también lo pensé.

Entonces, ahora digo “Que confíen en ustedes, que crean que esto funciona, que ustedes son responsables, que ustedes sí trabajan y que trabajan bien”

Finalmente

El viaje de esta hermosa familia no termina aquí. Ahora, con su ciudadanía italiana en mano, se preparan para nuevas aventuras y oportunidades.

La historia de Don Arturo y su legado perduran, recordándonos a todos que, con determinación y amor, cualquier sueño puede hacerse realidad. Obtener la nacionalidad italiana en Perú es posible hoy más que nunca.

Además, es una enseñanza a todos los descendientes que contar con la guía de un profesional experimentado y confiable es crucial para el éxito en este proceso.

No dude en contactarnos si está considerando iniciar su propio viaje hacia la ciudadanía italiana. Te brindaremos la asesoría personalizada que necesita para alcanzar tus objetivos con éxito.

¡No permita que los desafíos del proceso te desanimen! Con la ayuda de asesores calificados, ¡convertirse en ciudadano italiano puede ser una realidad para ti y su familia!

⏭️También puede interesarte: Ciudadanía italiana via judicial experiencias

¡Transforma tu futuro Ahora!

PanAmerican Tribu LLC